HOSPITAL DE ORÁN: "DEBEMOS HACER PUBLICO LO QUE NOS PASA PARA QUE NOS ATIENDAN COMO DEBE SER".

Entrevistamos a Mariana Villafuerte quien denunció en redes sociales que en la noche del domingo su hermana embarazada llegó con pérdida de sangre al hospital San Vicente de Paul y allí una médica le recetó sertal perla y que vuelva a su domicilio, a pesar de tener una fuerte hemorragia. La familia llevará el caso a la justicia.

“Estamos indignados con la atención que nos brindó la doctora Cintia Quinteros y la obstetra López. El día domingo mi hermana sufrió una hemorragia y la llevamos al hospital. Cuando la atienden estas dos médicas, le practican una ecografía, le dicen que vuelva a la casa, haga reposo, tome sertal y que si llegaba a sentir algo “caliente” (feto) ahí le iban a practicar un legrado para que no le queden restos”, contó.

La hermana tiene 13 semanas de embarazo y está por entrar a los tres meses de gestación. Sin embargo, relató Mariana que la doctora Quinteros le decía que su embarazo era inviable por las pocas semanas que tenía.

“Le decía que si mi hermana tenía el bebé en ese momento ella no le podía hacer reanimación al feto porque es chiquito, pero el bebé estaba vivo y ella le pedía que por favor no quería perder a su hijo”, relató. No obstante, la doctora les dijo que vuelvan a la casa.

Posterior a esto, Mariana contó que el lunes su hermana seguía con pérdidas por lo que decide llevarla al centro de salud del barrio San Francisco y allí le explicaron que debía estar internada desde el primer momento en el que la llevaron al hospital.

Ese mismo día llaman al 911 y llega la ambulancia. Recalcó que allí los profesionales le brindaron la mejor atención y le dijeron que su hermana no podía estar así en su casa y que debía ir urgente al hospital para que la internen. Una vez que la internan, recibe la llamada del Gerente del nosocomio, Dr. Marcos Espinoza. “Quiero destacar que se preocupó, nos llamó y la mandó a la jefa del programa de Tocoginecología, Dra. Joven quien le hizo todos los controles que debían haberle realizado desde un principio”, manifestó.

Actualmente, su hermana continua internada y bajo control médico y su bebé se encuentra en perfecto estado. Adelantó que llevaran el caso ante las justicia y que espera que el gerente del hospital tome las “decisiones administrativas” que correspondas.

A pesar de lo que atravesaron, Mariana aclaró que “no estoy en contra de los médicos, simplemente no quiero que sigan pasando cosas como estas. Es nuestro derecho como ciudadanos. Podría haber le pasado a cualquiera. La gente debe animarse a hablar”, finalizó.

Comentarios

Comentar artículo