ORÁN: FUE MAMÁ Y EGRESÓ EL SECUNDARIO CON EL MEJOR PROMEDIÓ.

Érica Alberto (18) es una joven estudiante de Orán, que a pesar de las dificultades que le puso la vida este año terminó el colegio con el mejor promedio y un hermoso bebé de 3 meses. Con tono tímido y mucha sencillez, Érica cuenta su historia desde su hogar, en el barrio San Juan, una humilde casa de madera.

Con su hijo en brazos y una sonrisa esperanzadora, relata cómo fue salteando los obstáculos que se le cruzaron en el camino, hasta el día de hoy.

"De muy chica me tocó trabajar para ayudar a mi familia, mis cuatro hermanos y mi mamá (Adriana Alberto); 3 años fui a la finca desde muy temprano, algo muy sacrificado. Pero jamás pensé en dejar de estudiar; al contrario, lo hacía con más ganas para no tener que volver a ese trabajo", cuenta con naturalidad la joven de 18 años.

Érica terminó de cursar el último año del secundario en el colegio secundario 5040, conocido como la Educativa, una institución donde asisten jóvenes de situación socioeconómica vulnerable, pero con docentes y alumnos involucrados en proyectos sociales de alto impacto, y que lograron reconocimiento nacional. En ese mundo lleno de matices, Érica pudo destacarse y dar el ejemplo a todo el estudiantado.

"Cuando quedé embarazada de Eric (3 meses) con el papá de mi hijo no sabíamos qué hacer, éramos muy chicos los dos. Entonces le dije a mi mamá y ella me habló y me dijo que mi vida iba a cambiar para siempre; que ahora debía ser más responsable que antes y que ella me iba a apoyar. A pesar de que tuve miedo, jamás pensé en dejar de estudiar", recuerda la joven madre.

Ivana Acosta, vicedirectora de la institución educativa, ocupó un rol importante en los últimos años de Érica. En el año 2017 este colegio participó en la Feria Nacional de Ciencias y Tecnología en la que presentaron un proyecto de investigación, en Buenos Aires, que se destacó entre otros cientos: "Jóvenes hormigas en la frontera", se llamaba el trabajo en el que contaron la dura realidad que viven muchos adolescentes siendo bagayeros, dado que más de 300 chicos realizan distintos trabajos en la frontera de Aguas Blancas con Bermejo (Bolivia).

"Ella viajó a defender el proyecto y conmovió a todos con su presentación; no solo por el proyecto en sí, sino también por su defensa de los derechos de los niños y adolescentes más vulnerables de la ciudad de Orán", cuenta la docente, y agrega: "Contó que su papá es bagayero y padece problemas de salud y que tenía miedo por él. Fue una exposición desde el corazón", aseguró Acosta.

Mejor promedio

El Concejo Deliberante de la ciudad de Orán distinguió a los mejores promedios de los diferentes colegios y para sorpresa de muchos, Érica, con su bebé en brazos, estaba allí. Era merecedora de un galardón, que se lo ganó en base a su esfuerzo y dedicación.

"Era muy difícil levantarme con la panza para ir al colegio, pero nunca desistí; mis compañeros y los profesores me ayudaron, querían mucho a mi hijo y estoy feliz por la premiación", manifestó con emoción la egresada.

Erica obtuvo el mejor promedio con 8.90 y no solo fue brillante desde lo académico; la joven no faltó a ninguna clase, fue como pudo, sola o con su bebé, pero siempre estuvo en el colegio.

"Sé que será difícil, pero quiero seguir estudiando, ser abogada; lo soñé desde chica; para ayudar a la gente que no tienen derechos y voy a luchar por conseguir eso", concluye la dolescente.



Fuente: Andrea Silvera - El Tribuno

Comentarios

Comentar artículo