TRAS EL GOLPE DE ESTADO. Armas a Bolivia: un frente internacional ´republicano´

El gobierno de Luis Arce en Bolivia denunció a la administración de Mauricio Macri por el envío de “material bélico” durante el golpe de Estado que desplazó del poder a Evo Morales y al MAS en 2019. Bajo la justificación de la protección de la embajada, salió un Hécules C-130 con toneladas de armamentos hacia Bolivia. El avión militar despegó de El Palomar en la noche del 12 de noviembre de 2019, con un grupo especial de Gendarmería que aterrizó en La Paz.

De acuerdo a la denuncia presentada por el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, en una conferencia de prensa, el jueves a la noche, Jorge Gonzalo Terceros, ex comandante de la Fuerza Aérea, agradeció por carta fechada el 13 de noviembre de 2019 (un día después de la “asunción” de Añez con la Biblia en la mano y al lado de militares) al ex embajador argentino en La Paz, Normando Alvarez Garcia, el envío de armamento por parte del Gobierno de Macri. "Agradecerle por la colaboración prestada a esta institución armada en el marco del apoyo internacional entre nuestros países debido a la situación conflictiva que vive Bolivia", señala la misiva. Mayta Agregó que “el gobierno de Mauricio Macri aportó material letal para que se pueda reprimir la protesta social y consolidar el gobierno que rompía el orden constitucional en Bolivia”.

El gobierno de la fascista Jeanine Áñez recibió 40 mil cartuchos AT12/70; 18 gases lacrimógenos en spray MK-9; 5 gases lacrimógenos en spray MK-4; 50 granadas de gas CN; 19 granadas de gas CS, y 52 granadas de gas HC. Pero no se sabe qué más podría haber en el avión Hércules que aterrizó en La Paz. El canciller argentino de ese momento, Jorge Faurie, sostuvo que “de Cancillería no se envió material de ningún tipo”. Dijo que no es "integrante de ninguna fuerza armada, no estuve a cargo del área de defensa del presidente Macri" (Clarín, ídem). Y que "la Cancillería intervino con lo que tiene que ver con Bolivia en las relaciones diplomáticas", . El gobierno de Macri denegó el asilo político a Morales.

El actual ministro de defensa Jorge Rossi afirmó en twitter que el avión “Sale con personal de Gendarmería desde Palomar, llega a La Paz, desciende el personal y su cargamento !!! Regresa con familiares de personal de la embajada inmediatamente”. La carga no volvió con el avión, confirma, y tampoco quedó en la embajada (el destape, 9/7). No es la primera vez que Argentina envía armas a otro país. Durante el gobierno de Kirchner, Argentina integró el ejército latinoamericano de ocupación (Minutash), reclamado por Bill Clinton. Menem abasteció de armas, ilegalmente, a Ecuador y Croacia, y luego mandó volar las instalaciones de Fabricaciones Militares, en Río Tercero, para borrar las pruebas del ilícito.

Utilizado en las masacres del fascismo

Clarín destaca que “No se trata de material bélico, sino antimotines, aseguraron fuentes expertas en seguridad” (9/7). El envío coincide con la fecha en que el gobierno de facto de Jeanine Añez realizó masacres contra la población, en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto), el 15 y 19 de noviembre de 2019, donde utilizó material “antimotines” y hubo más de 30 asesinados. En Chile y en Colombia, como en muchos otros países, este material ha mutilado y le ha quitado la vida a muchas personas. No por ser “antidisturbios”, como afirma Clarín, deja de ser mortal. Por estas masacres y otras violaciones de derechos humanos, Añez se encuentra detenida.

El canciller boliviano dijo que esta acción de Macri se puede comparar con el “Plan Cóndor, el operativo represivo de las dictaduras en los '70 para reprimir a opositores y resistencia en todo el Cono Sur”. Fuentes del gobierno argentino, en tanto, dijeron que la carta fue archivada en la embajada argentina en La Paz y que existen pruebas irrefutables sobre su existencia (Clarín, ídem). “En Bolivia estiman que pudo haber otra entrega de armas por parte del gobierno de Macri” (Eldestape, ídem).

La crisis diplomática se mete en la campaña

El abogado de Cristina Fernández pidió la captura internacional de Macri, que se encuentra en España, mientras en Buenos Aires se lanzó la campaña del PRO con la candidatura de Vidal para la Ciudad, al lado de Larreta y Bullrich. La jefa del PRO, quien hacía sido ministra de Seguridad durante los hechos ocurridos en noviembre de 2019, justifico el envío para seguridad de la embajada argentina, aunque dijo que “nunca pasó por mis manos ese pedido”. Afirmó que “no había ni gobierno en Bolivia”.

El presidente Alberto Fernández, escribió a Arce, manifestando su "dolor" y "vergüenza" al "tomar conocimiento" a través de la carta de las autoridades bolivianas "de la colaboración del Gobierno de Macri con las fuerzas que perpetuaron el Golpe de Estado contra el Gobierno del presidente Evo Morales". El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, afirmó que "Macri fue partícipe necesario en un hecho de sedición y le calza tanto a él como a Patricia Bullrich", y además agregó que "Bolivia evalúa una denuncia internacional contra Macri. Lo planteó ayer el presidente Arce" (Eldestape, 9/7).

Las acusaciones que pueden pesar sobre Macri no son excarcelables, ya que se tratan de complicidad de crímenes de lesa humanidad y la injerencia en asuntos de otros países, lo que puede entrar dentro de la categoría de “Terrorismo” que contempla la Constitución del estado plurinacional boliviano. Algunos abogados ya especulan con que sería mejor que Macri sea enjuiciado en Argentina porque las penas son menores.

Cuando se produjo el conflicto fronterizo entre Ecuador y Perú en los ‘90, como así la guerra tras la disolución de la ex Yugoslavia, el Gobierno de Menem fue acusado de venderle armas a estos países, por lo que el ex presidente fue encarcelado. Todavía no se ha presentado una denuncia formal contra Macri, pero se ha indicado a los generales de las FFAA comenzar una “investigación interna”.

El propósito de los Fernández es que el tema se meta en la campaña electoral, al mismo tiempo que se lo sustrae de una investigación de la conexión internacional del golpe, que tuvo como protagonistas fundamentales a Trump, Bolsonaro y la OEA. La ‘partidización’ del asunto apunta al objetivo mayor de exculpar al imperialismo y a sus secuaces. El ex canciller Faurie dio a conocer que Argentina no puedo vender aviones Pucará al gobierno de Morales, en pago a una enorme deuda por impagos por provisión de gas, por interdicción de Netanyahu, debido a los componentes israelíes en esos aviones.

Ni Bolivia no Argentina dicen nada de la “injerencia” del gobierno de Bolsonaro y la embajada brasileña, también denunciada por preparar y organizar el golpe en los días previos, como así también armar a las tropas bolivianas y respaldar a Añez hasta el último momento. La “defensa de la democracia” del Grupo de Puebla tiene límites insalvables.



Autor:POR EMILIANO MONGE EN POLITICA OBRERA

Fuente: https://politicaobrera.com/internacionales/5190-armas-a-bolivia-un-frente-internacional-republicano

Comentarios

Comentar artículo