Las temperaturas altas son propicias para la aparición de alacranes, arañas y serpientes

Para evitar su presencia en las viviendas es fundamental la limpieza periódica del espacio interno y circundante. La presencia de cucarachas en la casa favorece a los alacranes.  

La época de altas temperaturas favorece la proliferación de alacranes, algunos de los cuales son venenosos y su picadura requiere intervención médica inmediata. También el calor es propicio para la aparición de arañas y serpientes, que pueden ingresar a las viviendas.

Ante la picadura de alguno de estos animales, se debe solicitar asistencia médica en centros de salud u hospitales. En la ciudad de Salta, el hospital Señor del Milagro atiende por guardia en caso de picadura de alacranes y víboras. También cuenta con un área de Zoonosis, dedicada a patologías que se transmiten por animales.

El Ministerio de Salud Pública recomienda a la población adoptar medidas para evitar la presencia de alacranes en las viviendas y sus alrededores y prevenir picaduras, ya que el veneno es una toxina que actúa sobre el sistema nervioso y requiere medicación específica.

En Salta, el alacrán más común es de color castaño claro, con tres bandas marrones a lo largo del lomo. Sus patas son de color uniforme, sin manchas. Tiene pinzas finas y largas y mide entre 4 y 6,5 centímetros. Posee una prolongación articulada que termina en un aguijón y una púa, con lo que inyecta el veneno.

Esta especie se alimenta de otros insectos, sobre todo cucarachas y arañas, por lo que suele ingresar a las casas buscando comida. Es de hábitos nocturnos y suele ocultarse en lugares oscuros, entre maderas, hojarasca, escombros, ladrillos, cámaras subterráneas, depósitos, desagües.

Prevención

Para alimentarse de cucarachas, los alacranes pueden ingresar a las casas y refugiarse en grietas de paredes, pisos, zócalos, detrás de revestimientos de madera, debajo de muebles o entre ropa y calzados. Por ello, se recomienda:

  • Mantener la limpieza y ventilación de los ambientes, teniendo cuidado al remover objetos.
  • Evitar la acumulación de escombros, ladrillos, tejas, leña, madera y otros objetos que puedan servir de refugio a los alacranes.
  • Evitar que los niños jueguen en esos lugares.
  • Tapar grietas en revoques. Poner especial cuidado si las paredes son de ladrillos huecos.
  • Sellar las cámaras de las cloacas y colocar mallas metálicas en rejillas de cocina, baño, lavadero y desagües.
  • No introducir las manos desprotegidas en huecos de árboles, paredes, debajo de piedras, maderas, etc.
  • Mantener toda la casa limpia, al igual que los espacios circundantes.
  • Evitar la acumulación de basura para controlar la presencia de insectos que puedan servir de alimento a los alacranes.
  • Si ya se encontró un alacrán en la vivienda, revisar la cama antes de acostarse.
  • No dejar ropa en el suelo o colgada de las paredes. Revisar y sacudir las prendas antes de usarlas.
  • No andar descalzo, sobre todo en patios y jardines.
  • Revisar los zapatos, sobre todo antes de calzarlos a los niños.
  • Tener precaución al examinar cajones o estantes.
  • Si se encuentra un alacrán, no intentar agarrarlo con la mano
  • Efectos de la picadura
  • La picadura de alacrán provoca síntomas locales, como dolor con sensación de quemadura, enrojecimiento y sensación de adormecimiento o anestesia.

    Los síntomas generales, que se observan principalmente en niños, son piel pálida y sudorosa, fiebre, cefalea, excitación y temblores generalizados. También puede haber somnolencia, agitación, vómitos, dolores articulares, taquicardia, problemas visuales, cólicos y diarrea.

    Qué hacer

  • Las picaduras son más frecuentes en miembros inferiores y generalmente ocurren en noches de mucho calor o en días con amenaza de tormenta.

    En caso de ser picado por un alacrán:

  • Aplicar frío en el lugar de la picadura, para retardar la absorción del veneno.
  • No realizar tratamientos caseros.
  • Concurrir inmediatamente al puesto sanitario, centro de salud u hospital más próximo.
  • Es conveniente capturar al alacrán y llevarlo, en lo posible vivo, al centro sanitario para que se identifique su especie. En caso de matarlo, evitar destrozarlo, para facilitar su identificación.
  • Se recomienda recurrir al médico con urgencia para determinar la gravedad del envenenamiento y aplicar el antídoto correspondiente.
  • Las personas residentes en la ciudad de Salta, deben dirigirse a la Guardia del hospital Señor del Milagro. Quienes vivan en el interior, deben concurrir de inmediato al hospital público de la zona. 

  • Arañas y serpientes

  • También son animales ponzoñosos que suelen acercarse más a las viviendas durante la temporada de calor.

  • Algunas especies de araña son de mayor peligrosidad, por lo que se debe evitar su presencia limpiando frecuentemente la casa y sus alrededores, manteniendo en buenas condiciones los revoques de paredes y cielorrasos.

    En lo posible, no colgar ropa en paredes o en lugares donde pueda haber arañas. Sacudir bien ropa y calzado antes de usarlos. Tener cuidado al mover cuadros, espejos, muebles. Desinfectar lugares donde se acumulen escombros, leña, etc.

  •  

    Entre las serpientes, las peligrosas son las víboras, como la yarará, cascabel y coral, no así las culebras. Es importante informarse sobre la diferencia entre unas y otras, para reconocerlas y aconsejar a los niños.

    Se debe mantener limpio el espacio circundante a la vivienda y evitar la acumulación de objetos o materiales donde puedan ocultarse.

    Al caminar por el campo, se debe usar ropa y calzado que protejan de posibles mordeduras. No levantar o mover piedras o troncos con las manos desprotegidas. No intentar tocar una serpiente, tomar distancia.

    Ante una mordedura, se debe acudir de inmediato a un centro asistencial. Si fuera posible, capturar a la serpiente para su identificación y aplicación del tratamiento correspondiente. No se debe aplicar torniquetes ni incisiones en la zona de la mordedura, ni intentar succionar el veneno. Tampoco darle vebidas alcohólicas a la persona mordida. 

 



Autor:EL TRIBUNO DE SALTA

Comentarios

Comentar artículo